“Gamergirl”: cada vez más protagonistas en el mundo del videojuego

El mundo del videojuego nos ha acompañado hace mucho tiempo. Desde consolas, computadores y celulares que se han tomado la jugabilidad de millones de personas en todo el mundo, pero hace poco tiempo vemos – y sabemos- sobre una paridad en sus consumidores.

La experiencia que tienen las mujeres con los videojuegos suele no diferir tanto de muchas de las experiencias que se viven en otros espacios. Muchas veces se sigue pensando que los videojuegos son un espacio de hombres, cuando la mitad de los consumidores son mujeres.

Según la Asociación de Mujeres en la Industria de los Videojuegos, el 75% de las mujeres en la industria ha sufrido discriminación por género, sobre el 15% acoso sexual y sobre el 50% dice que ha sido a manos de colegas y superiores, “pero no es algo que no se dé en otros espacios, son las micro agresiones que nos topamos en nuestra cotidianidad desde la infancia”, enfatiza la Docente de la Carrera de Diseño y Desarrollo de Videojuegos USEK, Rocío Mieres.

La también Socióloga e Investigadora agrega que “no obstante, esto ha ido cambiando e increíblemente rápido, aún así, no lo suficiente para el gusto de todos. Estamos haciéndonos visibles y alzando la voz, tomando con orgullo nuestros lugares. Cada vez hay más mujeres uniéndose a la industria y empoderándose, abiertamente mostrando sus aficiones, ya sea tomado el título de “gamer” o “gamergirl”, stremeando, yendo a convenciones, diseñando, etc”.

El presente de la gamergirl

En la actualidad vemos cada vez más mujeres en el mundo del videojuego y no solo como un actor secundario, cada vez más son las protagonistas en empresas de desarrollo creando y siendo parte de un juego.

“Creo que el síntoma de esto es que los juegos que vemos están cada vez más incluyéndonos en el foco de atención como actores capaces de acción, en la multidimensionalidad, no siendo solo un plot device y eso es un excelente buen síntoma”, concluyó la Docente de la Carrera de Diseño y Videojuegos, Rocío Mieres.